La cantidad de comida deberá ser adecuada al animal. Por lo general ellos mismos se controlan la comida, pero no estará de más vigilar la cantidad que ingieren, así como su estado de peso. La dieta ha de ser variada en verduras, frutas y dependiendo del tipo de ave de la que se trate, incluso algunos insectos o invertebrados, como la lombriz de tierra. En este último caso, puedes recogerlos del suelo, limpiarlos y dárselos.