Una mariposa o chuleta se inicia con un filete. Uno de los lados del pescado se corta por detrás de la cabeza, alrededor de la barriga, y más estrecho hacia la cola. El proceso se repite en el otro lado del pez, produciendo un filete conectado o doble.