La papa es considerada como un alimento energético por excelencia, dado a que en su composición predomina el almidón en gránulos pequeños ovales con gran capacidad para retener agua. Esta propiedad, también hace que su consumo contribuya a lograr una mayor sensación de saciedad a la hora de comer.