Son una fuente esencial de energía, incluso cuando estamos a dieta. Tienen alto contenido de carbohidratos, por lo que ayudan a que el cuerpo funcione correctamente y realice todas sus funciones. Además, la papa tiene cantidades significativas de vitamina C, que refuerzan el sistema inmune y nos ayudan a prevenir enfermedades; así como también a aportar antioxidantes que ayudan a reparar el cuerpo