Es una  variedad de bananas cuyo sabor  es muy similar al de la  manzana, de ahí se deriva su nombre. Sus sabores son tan parecidos, que si se utilizan (ambos) en un mismo plato, resultaría casi imposible distinguir uno del otro.  Son ideales para ensaladas de frutas y para usarlo en la decoración de postres, ya que no se torna  de color marrón cuando se corta, dándole una mejor presentación al plato.