Aunque el plátano verde es un plátano amarillo sin madurar, tiene diferentes usos. Mientras que puedes comer el plátano amarillo inmediatamente después de pelarlo, el plátano verde se come mejor cocido, hervido o frito. Nutricionalmente, el plátano verde es una buena fuente de fibra, vitaminas y minerales y contiene un almidón que pueden ayudar a controlar la glucemia, gestionar el peso y disminuir los niveles de colesterol de la sangre.